Reglas de Pocha

Reglas del juego Pocha

La Pocha es un juego de bazas cuyo objetivo es adivinar cuántas bazas va a ganar uno mismo en cada mano.

Es un juego muy popular en diferentes países de habla hispana, y se presta a la invención de nuevas reglas o experimentos. Por tanto, se lo conoce con diferentes denominaciones como por ejemplo la podrida, y sus reglas son variables.

Comienza el juego

Se utiliza una baraja española de 40 cartas.

La partida se juega a un número prefijado de manos, cada una de ellas con unas reglas concretas: número de bazas y, dado el caso, reglas específicas de juego.

Habitualmente se empieza jugando manos de una sola carta, y los repartos van incrementándose hasta completar la baraja.

Al comienzo de la mano se reparten las cartas y se marca cuál es el palo de triunfo.

Adivinar el nº de bazas

Antes de empezar a jugar las cartas, y empezando por el jugador que es mano, los participantes indican el pronóstico del número de bazas que conseguirán.

El último participante tiene una restricción al realizar su pronóstico: la suma total del número de bazas pronosticadas por los jugadores no puede coincidir con el número de bazas en juego. Esto implica que al menos alguno de los participantes debe fallar en su pronóstico.

Jugar las cartas

Se juegan sucesivas bazas hasta agotar la cartas que los jugadores tienen en la mano. Nunca se roban cartas del mazo.

El jugador que abre la baza marca con su carta el palo de salida, y el resto deben intentar, por este orden, montar, asistir o fallar.

Las cartas de cada palo siguen, de mayor a menor, la siguiente jerarquía: As, Tres, Rey, Caballo, Sota, Siete, Seis, Cinco, Cuatro y Dos.

Recuento de puntos

El recuento de puntos de cada jugador se realiza según el acierto en el número de bazas llevadas respecto a las bazas previstas:

  • Quien acierta el número de bazas logra 10 puntos, más 5 puntos por cada baza ganada. Por ejemplo, un jugador que acierta ganar 3 bazas, sumará 25 puntos (10 + 3 x 5).
  • Quien no acierta el número de bazas resta 5 puntos por cada baza de diferencia (tanto por exceso como por defecto) entre lo previsto y lo realmente llevado. Por ejemplo, un jugador que apostó ganar 3 bazas, y sin embargo sólo consiguió una, restará 10 puntos (2 x 5).

Gana la partida el jugador que logra la puntuación más alta tras disputarse todas las manos prefijadas.

Modalidades en Ludoteka

En Ludoteka se ofrecen tres modalidades diferenciadas para jugar a la pocha:

Pocha Express

Pocha Express es la modalidad que Ludoteka ofrece para jugar partidas muy rápidas de pocha. Sus caracterísiticas son las siguientes:

  • Participan 3 jugadores.
  • Se juega con 36 cartas, quitando los 4 doses de la baraja.
  • Se disputan 3 manos de 12 bazas. Siempre se reparten todas las cartas.

Pocha Subebaja

Esta es posiblemente la modalidad más tradicional. Sus caracterísiticas son las siguientes:

  • Participan 4 jugadores.
  • Se reparten sucesivamente de 1 a 10 cartas, y de 10 a 1.
  • Se disputan rondas completas (4 manos consecutivas) al repartir 1 carta al comienzo y final de partida, y cuando se reparten 10 cartas. En total se juegan 28 manos.

Pocha Loca

En la Pocha Loca participan 4 jugadores y se juegan un total de 20 manos. Se caracteriza porque en cada ronda se van aplicando diferentes reglas o particularidades.

Al comienzo de la partida, se disputa una ronda (4 manos) de indios:

  • Se juega una sola baza.
  • Cada jugador puede ver las cartas de los rivales pero no la propia.

El motivo de la denominación indios es que, jugando en vivo, cada jugador pone su carta en la frente como si fuera una pluma, permitiendo así que los demás vean su carta sin verla él mismo.

A continuación se juegan 8 manos, repartiendo sucesivamente de 2 a 9 cartas, sin que se aplique ninguna regla especial.

Se continúa con una ronda de manos subastadas, que se caracterizan porque el palo de triunfo se subasta, de modo que la predicción del número de bazas sigue el siguiente protocolo:

  • Fase de subasta: los jugadores pronostican la cantidad de bazas que conseguirán si pueden elegir cual será el palo de triunfo. Cada jugador lanzará su puja si es mano o supera la máxima apuesta de un jugador anterior. En caso contrario simplemente debe pasar.
  • El jugador que gana la subasta elige el palo de triunfo.
  • Una vez conocido el palo de triunfo y las bazas apostadas por el vencedor de la subasta, el resto de jugadores realizan su propia predicción.

Finalmente se disputa una ronda de manos ciegas, que se caracterizan porque no hay palo de triunfo, de modo que en cada baza gana la carta más alta del palo de salida.